Síguenos en:


Gastronomía

La historia del Cappuccino, uno de nuestros tipos de café favoritos

07.08.20 / GASTRONOMÍA

La historia del Cappuccino, uno de nuestros tipos de café favoritos

Tipos de café hay muchos, pero el cappuccino o capuchino –sí, ambos correctos- es de nuestros favoritos. Quien ha probado el auténtico cappuccino no lo olvida. Aunque sea omnipresente, su modo de elaboración es más complejo de lo que parece y su cremosidad tan típica, difícil de lograr. Para conocerlo un poco mejor, hoy nos adentramos en su historia acompañados de un Kaiku Caffè Latte Cappuccino bien fresquito.

tipo de café cappuccino¿Cuál es el origen del capuchino?

El origen del capuchino nos lleva de viaje a Italia pasando por Viena. Hay diferentes teorías sobre el nombre, una de las más extendidas lo relaciona con el color del sayo de los monjes capuchinos, marrones de la cabeza a los pies.

La historia del capuchino está ligada a la llegada del café a Europa, concretamente a la leyenda de uno de aquellos monjes capuchinos, un tal padre Marco d’Aviano, que fue invitado por el papa Inocencio XI a Viena para convencer a las potencias europeas de una coalición contra los musulmanes otomanos que les estaban asediando. En medio de la reunión, en una cafetería vienesa, el monje corrigió el café fuerte que le sirvieron con leche y la bebida fue nombrada Kapuziner, o lo que es lo mismo, cappuccino en alemán.
origen del café capuchino

Al final, las leyendas son eso, porque también hay quien dice que en Viena los baristas ya llevaban tiempo experimentando con mezclas de café y leche, café y crema, café con leche y miel… A lo largo del siglo XVIII el “kapuziner” se extiende por Venecia y el norte de Italia, parte del Imperio Austro-húngaro y se enriquece con aromas, especias y la crema de leche montada encima. Y no es hasta el siglo XX, con la llegada de las máquinas de café espresso cuando el cappuccino se convierte en lo que hoy conocemos, un café intenso que se suaviza con espuma de leche conseguida con vapor.

¿Cómo hacer un capuchino o cappuccino?

Para conseguir un cappuccino de 10 no hace falta complicarse mucho, de hecho, es tan simple como ir a la nevera, coger nuestro cup favorito, agitar y tomar. El cappuccino de Kaiku Caffè Latte tiene solo leche fresca semidesnatada, café arábica de producción sostenible certificada por Rainforest Alliance, azúcar y un toque de cacao en polvo sostenible.

Para hacer capuchino de 0, necesitas un buen café espresso y leche fresca, a poder ser. La calidad de los ingredientes es importante. Y después está la técnica, solo apta para valientes. Necesitas 25ml de café espresso y 100 ml de leche espumada, vaporizada con calor pero no previamente calentada. Para ello venden el típico vaporizador de leche o puedes intentar hacerlo batiéndola mientras se calienta en una olla a fuego lento. Te aconsejamos evitar la leche desnatada e ir a por la entera o semidesnatada, ya que tiene más textura y lograrás mayor sabor y cremosidad en tu cappuccino.

Una vez tengas tu espresso (30ml) y la leche fría haya ganado volumen y temperatura con el vapor, debes verter la leche en el café con cuidado. La taza también es importante: debe ser de cerámica o de loza, que mantenga el calor, y tener entre 150 y 160 ml de capacidad.

Termina tu capuchino con un poco de cacao puro en polvo o canela. Y ¡listo!

tipos de café capuchino¿Cuándo tomar un cappuccino?

Los italianos solo toman cappuccino por las mañanas, pero no veo ningún italiano por aquí… así que disfruta del mejor café arábica de Nicaragua y Honduras con un toque de chocolate y la mejor leche fresca cuando tú quieras. ¡No les diremos nada!

El cappuccino o capuchino es uno de los tipos de café que siempre apetece por su suavidad, cremosidad y sabor… En Kaiku Caffè Latte somos devotos, tanto de su versión fría como caliente, por eso te descubrimos un poco de su historia y su forma de tomarlo.

RELACIONADOS
PUBLICAR UN COMENTARIO

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.