Síguenos en:


Gastronomía

Caffe latte vs. café con leche: te contamos las diferencias

20.01.21 / GASTRONOMÍA

Caffe latte vs. café con leche: te contamos las diferencias

Nos declaramos amantes incondicionales del café. Ese olor tan característico que te pone las pilas por la mañana, una taza humeante entre las manos, una pausa en el trabajo o un momento compartido con la familia antes de empezar el día. En Kaiku Caffè Latte nos encanta a cualquier hora y en todas sus versiones. Hoy nos detenemos a contestar a una de las dudas más comunes sobre la preparación del café. 

¿Es lo mismo el café latte que el café con leche? La respuesta es no, y como no podía ser de otra manera, te lo contamos con todo detalle para ampliar todavía más las posibilidades de disfrutar de un buen café.

Las 4 diferencias entre café latte y café con leche

Las siete diferencias no las hemos encontrado, pero cuatro sí que tenemos. Para poder distinguir el café latte del café con leche apunta estas variaciones.

  1. El café. El café latte se hace con un tercio de café y dos tercios de leche. En el café con leche, lo habitual es hacerlo a partes iguales.
  2. La leche. Para conseguir un verdadero café latte la leche se emulsiona hasta tomar una consistencia suave y cremosa. En cambio, el café con leche tiende a elaborarse con leche caliente líquida.
  3. La textura. La textura espumosa es la seña de identidad del café latte. El café con leche, aunque puedes encontrarlo también con un poco de espuma, esta siempre será más sutil, y la mayoría de las veces será sencillamente líquida.
  4. El sabor. La proporción entre leche y café le concede, al café latte, un sabor más suave y equilibrado, mientras que en un café con leche, el carácter del café toma mayor protagonismo.

Café con leche vs café latte: ¿con cuál te quedas?

Sobre cómo saborear un buen café, sea frío, caliente, solo, con leche o aromatizado, no hay nada escrito. Es más, en cada momento puedes necesitar uno diferente. Nosotros somos incapaces de elegir uno de los dos. Y por eso te contamos la clave para preparar estas elaboraciones en casa, para que las pruebes y nos cuentes cuál te gusta más. Porque las diferencias entre el café con leche y el latte solo hacen que aumentar las posibilidades de disfrutar del café en todas sus versiones.

Dos consejos para dos tipos de café

Si quieres elaborar un auténtico caffé latte, el secreto está en la leche. Se trata de una leche calentada con vapor para conseguir una espuma ligera y suave que le aporte textura y cuerpo al café.

Por el contrario, para disfrutar de un buen café con leche lo principal es seleccionar tu café favorito que será el sabor predominante de tu bebida. Aromático, con toques tostados, matices dulces, etcétera, solo tú puedes decidir cuál te gusta más.

Para texturizar la leche, lo más práctico, si lo vas a hacer a menudo, es hacerte con un espumador para conseguir ese toque suave y cremoso que nada tiene que envidiarle a las cafeterías. Pero si no lo tienes no pasa nada, te contamos un pequeño truco para hacerlo en casa fácilmente sin necesidad de comprarte uno.

Llena por la mitad un tarro de cristal con la leche que vayas a usar. Ciérralo bien y agita con fuerza hasta que veas que aparece espuma. Rápidamente, vierte la leche en una cazuela y caliéntala a máxima potencia durante unos treinta segundos o un minuto. Verás como se espesa y queda lista para añadir a tu café.

Esperamos haberte ayudado a diferenciar y a probar el café con leche vs latte, pero sobre todo, esperamos que sigas descubriendo posibilidades y disfrutando del café. Y ya sabes, si no tienes ganas de preparar un café latte en casa, elige uno de nuestros sabores Kaiku Caffè Latte y disfruta de un latte cremoso, delicioso y bien frío.

RELACIONADOS
PUBLICAR UN COMENTARIO

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.