Síguenos en:


Tendencias

Cómo hacer un portfolio de fotografía o diseño gráfico. 5 claves

09.03.21 / TENDENCIAS

Cómo hacer un portfolio de fotografía o diseño gráfico. 5 claves

Si lo tuyo es el diseño, la fotografía y el trabajo creativo, sabrás que es básico poder mostrar lo que haces al mundo. Si no ¿cómo verán los demás lo bueno o buena que eres? Por eso, tu portfolio es tu carta de presentación y el reflejo de tus capacidades y tu talento. Y como no hay segunda oportunidad para causar una buena primera impresión, mejor no dejárselo a la suerte.

Para saber cómo hacer un portfolio de fotografía, diseño gráfico o artístico, tienes que saber que debe estar cargado de creatividad, pero con un perfil como el tuyo, eso lo damos por sentado. Al fin y al cabo, es tu mejor herramienta de trabajo. En Kaiku Caffè Latte queremos ayudarte con algunas recomendaciones para hacer tu trabajo irresistible a tus futuros clientes.

5 claves para saber cómo hacer un portfolio de fotografía creativo y exitoso

El amor entra por los ojos

Para el trabajo visual, muestras visuales. Evita saturar tu portfolio con esos bloques de texto sin respirar que espantan a cualquiera. Prioriza las fotografías,, el diseño y todo aquello que se pueda apreciar de un vistazo, y utiliza solo las palabras necesarias para dar una pequeña descripción de cada elemento. Recuerda que tus clientes quieren ver lo que eres capaz de hacer, y en este caso, una imagen dice más que mil palabras.

De lo bueno, poco

Si tienes la tentación de vaciar en tu portfolio digital todos los proyectos que has hecho desde el principio de los tiempos, ¡para! Debes hacer una selección de tus mejores trabajos, esos con los que rompiste el molde y hacen hincharte de orgullo. La razón es simple: las personas suelen escanear en lugar de mirar en detalle, así que lo que vean debe ser lo suficientemente impactante para captar su atención.

Un reflejo de ti

No te olvides que esto es tuyo. Más allá de las muestras de tu trabajo, debes transmitir tu estilo y esencia. Por eso cuida un diseño que te represente, sin miedo a salirte de lo convencional y romper un poco las reglas. Si aún no tienes claro cómo quieres que sea, puedes buscar un poco de inspiración en Internet. Las posibilidades son infinitas.
Para hacer un portfolio de fotografías las redes siempre están ahí

Aunque no son la primera opción de portfolio digital, las redes sociales pueden servirte como complemento o canal secundario. Las más visuales, como Instagram o Pinterest, serán de mucha ayuda. Eso sí, crea un perfil exclusivo para esto, porque mezclar tus selfies playeros, fotos de tu perrito y tu último proyecto no dará una imagen muy apropiada.

Cada cosa en su lugar

El trabajo creativo es un abanico de posibilidades. Para no hacer del portfolio un batiburrillo sin sentido, ordénalo por categorías. No solo le dará un aspecto más limpio y profesional, sino que también ayudará a facilitar la navegación y a que tus futuros clientes encuentren lo que les interesa de forma más rápida.

No web, no problem. Dónde hacer un portfolio

Tener una web propia en la que mostrar tu trabajo es importantísimo, porque funciona como tu espacio, con tus reglas. Ahora bien, si estás empezando o sencillamente no te apetece lanzarte con una página, no pasa nada. Hay muchísimos sitios web que te permiten alojar tu portfolio de forma profesional y bien cuidada: Behance, Dribbble y Carbonmade son nuestros favoritos.

Si todavía no lo tienes, hacer tu portfolio de fotografía, diseño gráfico o artístico es uno de los pendientes prioritarios en tu lista de tareas. Se trata de una herramienta medular en el desarrollo de tu perfil laboral, que además hablará y captará clientes por ti mientras tú ni lo sospechas. Así que coge estos consejos, ponte manos a la obra y comienza a crear un portfolio del que quieras presumir.

RELACIONADOS
PUBLICAR UN COMENTARIO

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.